Le falta la naranja agria.

Permitanme contarles algo: parte de mi infancia transcurrió en Nicaragua. País centroamericano, pobre. Allí, la naranja agria es un cítrico que se usa con mucha frecuencia: es ese último toque especial, el que se “extraña” cuando falta.

En el arroz con carne es donde más lo noto. Probablemente porque es el plato que más veces he tomado, del que más variantes he probado. El que más he comido. Mi favorito. Se trata de un plato de arroz, más o menos caldoso, según el gusto. Aunque el caldo está muy rico, con o sin naranja agria, el toque ácido – diferente al del limón, nada que ver con el vinagre – lo mejora muchísimo.

En zumo, con agua y azúcar cual limonada, también la recomiendo.

Por tanto, como verán, no hay significado oculto en el título: no es una referencia a la ya fosilizada expresión “humor ácido”, ni a un estado depresivo ni a un estilo de vida basado en el cinismo. Es un recuerdo.

NB: según este artículo de wikipedia, entre muchos posibles nombres, también se la conoce como naranja andaluza. En inglés es sour orange o Seville orange.

Anuncios

Deposite sus ideas aquí (eshame una mano primah)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s