Paciencia, joven rabo de lagartija

That does in fact ring a thousand bells. Me suena un huevo, colega.

Hace unas semanas tropecé con un tweet que me recordó una expresión que mi madre solía usar cuando yo, el nervio con patas, me impacientaba o frustraba. Esto ocurría cuando me enseñaban una tarea o habilidad nueva (atar nudos, por ejemplo) y no conseguía que me saliera. Con la duda detrás de la oreja, aproveché para preguntarle un día en el que, muy maternal, me pidió pelar patatas.

Yo: Mamá, ¿te suena una expresión de Nicaragua sobre una pulga?”

Madre [sorprendida por la explicación]: ¿…?

Yo: Algo de “cálmate pulga”.

Madre [pensativa]: … Pues no me suena.

Yo: [recordando el texto repentinamente] CÁLMATE PULGA QUE LA NOCHE ES LARGA.

Madre: ¡Aaaaaahhhhhh! ¡Eso sí! Pero no es una pulga, es “calma, piojo, que la noche es larga”.

Sólo que ella usaba siempre una versión más corta: “calma, piojillo”, mucho más apropiada para este culo inquieto.

Anuncios

3 pensamientos en “Paciencia, joven rabo de lagartija

Deposite sus ideas aquí (eshame una mano primah)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s